EEUU ha registrado más de 350 tiroteos masivos en lo que va de 2015