El líder republicano no apoya la ley aprobada para evitar el 'abismo fiscal'