El debate entre Trump y Clinton, repleto de ataques personales y sin propuestas