La firma Dolce & Gabbana, condenada a pagar 343 millones de euros