Bruselas considera "altamente problemáticas" algunas de las reivindicaciones de Cameron