Continúa el colapso en el sistema informático de British Airways