Confunde un parquin con la entrada de un edificio... ¡y olvida poner el freno de mano!