El único cónclave en el que hubo 'fumata blanca' el primer día es el que eligió a Pío XII