Santos y la FARC intentan que no descarrile el diálogo de paz