Ciudad de México sigue sumida en el caos una semana después del terremoto