Una racha de viento deja el 'trasero' de Catalina de Cambridge al descubierto