Cameron lamenta la muerte de "una gran líder, una gran primera ministra y una gran británica"