Casi todo el equipo que mató a Bin Laden ha muerto o caído en desgracia