El niño del reloj que confundieron con una bomba, protagonista en la Casa Blanca