El padre de Aylan es acusado de ser uno de los traficantes que conducía el barco