Las lluvias torrenciales azotan a Nueva Gales del Sur