Arqueólogos egipcios hallan en Luxor una tumba de más de 3.000 años de antigüedad