AI denuncia que las vallas sólo desvían a los refugiados y provocan más muertes