Tsipras cede y acepta recortes durísimos a cambio del rescate de Europa