Aleppo, el escenario más duro de la guerra en Siria