Reina el escepticismo pocas horas antes del alto el fuego en Siria