Cómo escapó del 'amor' por la yihad