Patrulleros del agua luchan en Los Ángeles, EEUU, por frenar la sequía