Los talibán le dijeron al Gobierno afgano que el hospital de Kunduz trataba a milicianos