Los independentistas mantienen la incógnita sobre cómo y cuándo aprobarán las leyes de ruptura