Los independentistas desoyen las advertencias de Rajoy y abrueban la ley de desconexión