Las nubes impidieron ver cómo se alineaba el Teide con la Luna en su eclipse