Las imágenes de los escáneres corporales no se borran como prometieron