¿Por qué se nos hace más largo el trayecto de ida que el de vuelta?