Twitter; la supervivencia del más rápido