La Guardia Civil, de las papelinas a las papeletas