El futuro de Cifuentes se complica