Las fuerzas de seguridad españolas reciben al año unos 30 avisos por riesgo de atentado