Unos padres franceses evitan que su hijo protagonice una matanza en su colegio