Las farmacias catalanas empiezan a cobrar