La facturación y el empleo del sector servicios moderan su caída