Quintanilla de Urz (Zamora) da la espalda a Europa y a los políticos