Cañete: “Pico y pala y mucho móvil”