Un español, entre los rescatadores de los niños de Tailandia