El Gobierno confiesa en el Senado que no está preparado para un ataque zombi