Una víctima de maltrato: "Se me borraba un cardenal y me salían tres o cuatro"