"Nos tratan como si fuéramos una colonia perdida en el Atlántico"