Después del Valle de los Caídos, la Camilo José Cela, el nuevo lugar de moda