Los terroristas abatidos en Cambrils llevaban cinturones explosivos falsos