Los terroristas de Cataluña tenían una segunda base de operaciones