La tensión política va en aumento y se refleja en las calles