La tecnología le juega una mala pasada a Puigdemont