Un sicario como embajador de Carboneras