El semáforo maldito: indignación en el barrio de Chantrea tras la muerte de un pequeño de 4 años