La selección estará protegida día y noche por la Policía y la Guardia Civil española